1. Un gato puede saltar hasta cinco veces su propia altura de un solo salto. El esqueleto de los gatos es ligero, flexible pero muy robusto, su columna vertebral (incluyendo la cola) sirve para mantener el equilibrio y es la parte y dota de una tremenda elasticidad a los gatos.

unnamed

  1. Los gatos caminan sobre sus dedos, podemos decir que caminan de puntillas. Los huesos de los pies son alargados, y al estar solamente las puntas de los dedos en contacto con el suelo, les proporciona un mayor empuje a la hora de saltar.

 

  1. Los músculos de los gatos hacen la función de muelles. Son mucho más flexibles que los músculos humanos y de casi todos los demás mamíferos.

El efecto muelle de los músculos les permite alcanzar una potencia de salto increíble. En el momento del salto, todas las fibras que componen los músculos del gato se contraen rápidamente generando una gran cantidad de energía.

 

  1. Algunos gatos han sobrevivido a caídas de más de 20 metros, en gran parte debido a su “reflejo de enderezamiento”. Los ojos y los órganos del equilibrio en el oído interno, les indican dónde están en el espacio, para que puedan aterrizar en sus pies. Incluso los gatos sin cola tienen esta capacidad.

 

  1. Los gatos tienen áreas de superficie relativamente grandes en proporción a su peso,así que caen a una velocidad más baja de grandes alturas que mamíferos más grandes. Sus cuerpos han evolucionado para permitirles sobrevivir caídas de árboles, sus hogares naturales.

 

  1. Los gatos, monos, reptiles y otras criaturas saltan en busca de presas y fallan, las ramas de los árboles se rompen, o el viento los empuja, de manera que la evolución los ha hecho supremamente capaces de sobrevivir caídas.

 

  1. Si tienen tiempo, se tuercen para aterrizar en sus patas.

 

  1. Sus piernas son largas, musculares y extendidas bajo el cuerpo, en lugar de ir directamente para abajo, lo cual les permite amortiguar la caída.

 

Como hemos podido ver los gatos son unos auténticos atletas pero sin embargo, los gatos domésticos en aéreas urbanas o suburbanas tienden a tener sobrepeso y no tienen la misma forma física que un gato salvaje, así que aunque pensemos que nuestro gato podría sobrevivir a la caída de nuestro balcón o ventana, lo más probable será que sufra grandes daños en los pulmones, la rotura de una pierna, de una costilla o incluso de la mandíbula o en el peor de los casos suponer el fallecimiento de nuestro gato, por ello desde GatoRed intentamos evitar estas numerosas caídas y recomendamos nuestra red para evitar estos posibles accidentes.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.